CELULITIS

La celulitis, también conocida como paniculopatía fibroedematosclerótica, es un conjunto de signos y síntomas que afecta a la gran mayoría de las mujeres. Consiste en la alteración de la estructura de la dermis y tejido subcutáneo, a nivel de la circulación, células grasas y tejido fibroso.

¿Cuáles son las causas de la celulitis?

La causa de la celulitis es multifactorial, es decir, no hay una sola causa, sino que responde a una suma de factores que llevan a que la enfermedad se desarrolle:

Factores genéticas
Constitucional
Factores hormonales
Tabaco
Alcohol
Factores metabólicos
Desequilibrio alimenticio
Sedentarismo

¿Dónde se Localiza la Celulitis?

Puede observarse tanto en pacientes obesos como en aquellos que se encuentran en su peso ideal. La celulitis localizada es la forma de presentación más frecuentemente vista. Las zonas de localización más frecuentes son:
Abdomen: superior e inferior
Muslos: en las regiones trocantérea, subglútea, cara interna y cara anterior por encima de la rodilla
Glúteos
Rodillas: cara interna

¿Cómo evoluciona la Cellulitis?

Este trastorno no desaparece sin tratamiento, sino que evoluciona hacia cuadros cada vez más complejos. Se evidencian diferentes estadíos evolutivos:

Estadío 1:
Ectasia circulatoria: se enlentece la circulación en los vasos linfáticos y venosos de la dermis y se observa su dilatación. Empieza a depositarse líquido por fuera de las células, rodeando a los adipocitos (células grasas).
En este estadío los síntomas son nulos.

Esta etapa es la ideal para iniciar el tratamiento preventivo integral ya que evitaremos la progresión e instalación del cuadro patológico.

 

Estadío 2:
Edema: los vasos linfáticos y venosos se dilatan aún más, sale más líquido hacia el espacio entre las células del tejido subcutáneo. Esto se conoce como “edema”, este líquido presiona las fibras conectivas y pequeños ramos nerviosos estimulando que aumenten las fibras que se encuentran alrededor de los capilares (vasos pequeños) y alrededor de las células grasas (adipocitos).
En esta etapa la paciente consulta por pesadez de piernas, la zona afectada está más densa al tacto, indurada, se la nota menos elástica y puede haber una leve disminución de la temperatura a ese nivel. Al presionar, ya se evidencia la típica “piel de naranja”y puede aparecer dolor.
Es importante realizar un tratamiento integral en esta etapa ya que pueden lograrse grandes mejorías estéticas y revertir los síntomas.

Estadío 3:
Aumento del componente fibroso: las fibras del tejido conectivo modifican su estructura formando bloques compactos que presionan y empujan a las células grasas. Esto lleva a la formación de pequeños nódulos.
La paciente consulta ya que la piel de naranja es evidente sin necesidad de presionar, la piel luce opaca, con menor temperatura, seca y se observa el clásico poceado celulítico. Este cuadro puede coexistir con lipodistrofia localizada o bien con flaccidez, siendo necesario realizar un tratamiento en conjunto de cada alteración para lograr una mejoría. el paciente siente dolor cuanto se toca la zona afectada. La “piel de naranja” se hace más evidente, se observa espontáneamente al estar de pie. Muchas veces este cuadro coincide con lipodistrofia localizada, es decir, mayor depósito de grasa en la zona enferma.

Estadío 4:
Esclerosis: el aumento de los bloques fibrosos que presionan vasos y células hace que se vea comprometido el metabolismo de los tejidos (se dificulta el pasaje de oxígeno y nutrientes) con lo cual el cuadro empeora observándose nódulos de mayor tamaño.
En esta fase, la paciente presenta aspecto de capitones generalmente indoloros. El tratamiento en esta etapa permite una mejoría y evita la progresión.

¿Cómo se soluciona la Celulitis?

Como su causa es multifactorial, su tratamiento debe ser integral, o sea que deben tomarse una serie de medidas en conjunto para lograr la mejoría.

Tratamiento específico:

Mesoterapia
Este tratamiento es sumamente útil para el tratamiento de la celulitis y de los más efectivos para frenar su evolución. Se lo utiliza en todo tipo de celulitis.

Subcision
La “subcision” se utiliza en casos de piel de naranja avanzada y trabaja puntualmente sobre cada pozo. El método consiste en colocar una aguja especialmente diseñada desde uno de los lados del pozo y desintegrar los tabiques fibrosos que se encuentran en la base de esta depresión ya que son éstos los responsables de que el tejido se encuentre traccionado hacia la profundidad generando el poceado. Una vez liberados los tabiques, se realiza un pequeño vendaje con Micropore alrededor del pozo tratado que se deja 48 horas. En la zona aparece un hematoma que remite en pocos días. No es doloroso ya que se coloca anestesia local para evitar molestias.

Relleno de pozos
Cuando los pozos son más evidente y profundos, la “subcision” sola no suele ser suficiente y es necesario realizar además un relleno de la zona deprimida. El material más comúnmente utilizado para relleno es la propia grasa de la paciente, generalmente tomada del abdomen, aunque puede extraerse de cualquier región.
También puede utilizarse ácido hialurónico como material de relleno.

Medidas higiénico-dietéticas:
• Dieta balanceada, consumo de fibras y abundante líquido.
• Ejercicio físico moderado y regular.
• Evitar café, alcohol y cigarrillo.
• Vestimenta adecuada: evitar prendas demasiado ajustadas y zapatos de taco muy alto.
•Tratamiento de alteraciones hormonales y/o metabólicas concomitantes.

Tratamiento general de apoyo:
• Drenaje linfático manual. Mejora el edema.
• Presoterapia: se estimula el drenaje linfático mediante el uso de botas. Mejora el edema.
• Ultrasonido


Contáctenos


Solicite hoy mismo una consulta, llamándo al (011) 4832-0971, o completando el formulario de contacto. Cordialmente, Dra. Marisol López
COMUNICATE CON LA DOCTORAANTES Y DESPUÉS

CONSULTAS

Nombre y apellido:

Email:

Escriba su consulta: