CARA – CUELLO

HILOS TENSORES FACIALES

¿Quién no quiere lucir un rostro joven, luminoso y sin arrugas? La Medicina Estética cuenta con el gran recurso de los hilos tensores para lograr este efecto cuando todavía no ha llegado el momento de someterse a un Lifting. También conocidos como “hilos rusos” o “hilos de oro”, se han convertido en una excelente herramienta para solucionar los cambios ligados al envejecimiento de una manera rápida y natural.
Hasta hace unos años, la cirugía de Rejuvenecimiento Facial estaba limitada a pacientes de alrededor de 50 años, momento en el cual ya necesitaban un Lifting, pero no había una opción efectiva para los pacientes más jóvenes que consultaban por arrugas y flaccidez facial incipientes. Hoy en día, por suerte, contamos con diferentes tratamientos para ir solucionando los pequeños cambios a medida que surgen y prevenir su aparición.

¿Qué son los Hilos tensores?

Son hilos que se colocan en el rostro con agujas especialmente diseñadas para no tener que realizar grandes cortes. El hilo tensa la zona tratada y permite mejorar surcos y pliegues de la cara. Se utilizan principalmente para corregir la flaccidez de la mejilla, surcos nasogenianos, líneas de marioneta, borde mandibular, cuello y para levantar la cola de la ceja.
Existen diferentes tipos de hilos. Pueden ser permanentes (de polipropileno) o reabsorbibles. Son biocompatibles, con lo cual el organismo no los rechaza, son resistentes y no provocan reacciones alérgicas.
Los más utilizados son los hilos barbados o aptos, tienen diminutas espículas que se anclan a los tejidos de la cara y al ser traccionados durante su colocación permiten que estos tejidos se levanten. El hilo actúa por dos mecanismos principales: en el momento, por la tracción mecánica que ejerce, y a futuro, al estimular la producción de colágeno mejorando la calidad de la piel y aumentando su tensión (comienza a evidenciarse alrededor de la tercera semana de su colocación).

¿Quiénes se favorecen con la colocación de Hilos Faciales?

Este procedimiento es ideal para pacientes jóvenes con arrugas incipientes que todavía no necesitan una cirugía. También en mujeres y hombres que no se atreven a procedimientos mayores o que no disponen del tiempo necesario para la recuperación de una cirugía así como en pacientes con enfermedades concomitantes que no pueden someterse a un procedimiento mayor.
La gran ventaja de la colocación de hilos faciales es su recuperación rápida, que no necesita incisiones y su menor costo en relación a una cirugía, es por esto que es un procedimiento cada vez más demandado en nuestros días.

¿En qué consiste este procedimiento?

Es ambulatorio y mínimamente invasivo, es decir, no requiere internación ni deja grandes cicatrices.
En primer lugar se marcan las zonas a corregir y los sitios por donde se colocará cada hilo. Se aplica el antiséptico para prevenir cualquier tipo de infección y luego la anestesia local en los puntos donde entrará y saldrá la aguja que coloca el hilo. Generalmente, en casos típicos, colocamos entre cuatro y seis hilos por lado.
Los hilos siguen el trayecto elegido para borrar cada surco y una vez colocado se lo tracciona hasta lograr el efecto deseado. Como el hilo se encuentra anclado a la parte profunda de la piel, no desliza ni se sale sino que trae consigo los tejidos. El procedimiento dura aproximadamente 30 minutos.
Puede observarse mínimo edema que disminuye con la aplicación de hielo. Se aconseja ingerir alimentos de consistencia blanda para no movilizar mucho la zona. Es ideal mantener el pequeño vendaje de micropore (tela adhesiva hipoalergénica) durante 48 a 72 horas, aunque puede evitarse en aquellos casos en que necesitan reintegrarse de inmediato a sus actividades. La actividad física aeróbica puede retomarse a las tres semanas.

¿Es seguro?

Sí, ya que el material del cual están hechos tiene un amplio uso en medicina y es totalmente biocompatible. Es un procedimiento mínimamente invasivo que no requiere internación.

¿Qué efecto debo esperar?

Esta técnica permite la mejoría de la flaccidez de la cara y cuello, sobre todo en mejillas, corrección de surcos nasogenianos y líneas de marioneta. Inmediatamente notará la mejoría, pero los cambios se irán incrementando alrededor de la tercera semana. Disminuyen los pliegues y mejora la flaccidez. La duración del efecto es variable, generalmente alrededor de dos años.
En la mayoría de los casos se sugiere complementar este procedimiento con la Aplicación de Toxina Botulínica y de Relleno de Labios. para lograr una mejoría más completa.

Contáctenos

Realice ahora mismo su consulta sobre Colocación de Hilos Tensores Faciales completando este formulario de contacto.

Cordialmente,

Dra. Marisol López


ANTES Y DESPUES » COMUNICARSE CON LA DOCTORA